Mi Viaje a la India

Desde hace algún tiempo la idea de viajar me atrae bastante. Cuando mis hijos eran pequeños no quería ir sin ellos a ningún sitio porque me daba miedo que se quedaran solos si nos ocurría algo a nosotros. Uno de los países que me encantaría visitar y que me atrae especialmente es la India.

De pequeña me llamaban la atención los documentales donde aparecía Gandhi. Pensaba que era un gran personaje, un “buen tipo”, una persona con una filosofía de vida envidiable y un gran ejemplo para todos. Lo recuerdo con su cuerpo curvado hacia delante, vestido con una túnica blanca[^1], andando descalzo apoyándose con un palo de madera y con sus famosos anteojos circulares. Me daba la impresión de que todo ello reflejaba la lucha y el cansancio que llevaba a sus espaldas.

Otro de mis recuerdos asociados a la India tiene que ver con la portada de la revista National Geographic: el retrato de una india que protagonizó la portada de la revista en dos ocasiones, de niña y de adulta. Soy incapaz de olvidar sus intensos ojos verdes y su penetrante mirada.

Pero, sobre todo, lo que más me interesaría conocer es la vida de la Mujer en la India. En mi mente las veo trabajar con telas y tintes, y veo infinidad de colores y un sinfín de dibujos geométricos. Las veo ataviadas con sus “saris” y con un lunar pintado en la frente[^2].

También veo pobreza y las grandes desigualdades y me estremezco cuando leo que la principal causa de muerte de las mujeres menores de cincuenta años es el suicidio, que hay 500.000 mujeres y niñas víctimas del tráfico de personas cada año, o cuando oigo hablar de las cifras de analfabetismo y de la cantidad de muertes de niñas a edades tempranas[^3].

Me pregunto si tengo derecho a conocer todo eso como un viajante, un turista que se aleja de lo ingrato de las ciudades, de su realidad social. Me cuestiono si lo que me gustaría en realidad sería viajar a la India o haberme podido dedicar a defender los derechos sociales de las mujeres. Y me respondo pensando que parte de esas desigualdades también existen a nuestro lado, en mayor o menor grado, y que mi actitud en el día a día es lo que mejor puede contribuir a que las mujeres seamos consideradas como personas íntegras, con todos nuestros derechos.

Estos pensamientos han venido a mi mente porque esta primavera he conocido a Saurabh, un amigo de Nono en Boston que es de La India. La noche antes de mi regreso desde Boston a España estuvimos hablando un buen rato de las costumbres de su país, y de las grandes desigualdades sociales que existen. Yo, mientras tanto, me trasladé a mi “India imaginaria”.

Le pregunté por qué algunos hombres de su país llevaban turbante y me contó que esa costumbre procedía de los guerreros sij, que se dejaban el pelo largo y lo ocultaban con el turbante, y que también llevaban una pulsera ancha de metal que le cubría el antebrazo para defenderse cuando luchaban . Me dijo que hoy día suelen mantener esa costumbre, pero que en general llevan una pulsera fina de metal. Nono comentó que ese era el traje que llevaban los guerreros en la película Aladín. Me resultó muy curioso tanto el relato de Saurabh como el descubrimiento de Nono[^4].

Antes de conocer a Saurabh, le había hecho un retrato de una fotografía que me había enviado Nono. Para mí, el dibujo no estaba terminado, pero cuando lo conocí comprendí que no necesitaba más. Terminado o no yo había reflejado lo que conocí después de Saurabh. Me pareció una persona muy amable, bondadosa y servicial. Su “pose” en la fotografía, vestido con traje de chaqueta, con la cabeza elevada y su mirada alta reflejaban su elegancia y orgullo. El orgullo de poder haberse abierto camino en la vida y poder estudiar en una universidad americana. Me resultó tan cercano que parecía que lo conocía desde hace tiempo.

[^1]: El dhoti es la típica túnica blanca.

[^2]: Este lunar recibe diferentes nombres: tilaka, bindi (punto en lengua sánscrita), o kumkum, y se compone de materiales como sándalo o carbón.

[^3]: Datos de la Asociación Vicente Ferrer.

[^4]: Los sij son los adherentes al sijismo, "una religión india fundada por Gurú Nanak (1469-1539), que se desarrolló en el contexto del conflicto entre las doctrinas del hinduismo y del islam durante los siglos XVI y XVII." (Wikipedia)

July 16, 2017

PortraitPortrait-PencilWriting